¿Estrés laboral? Os damos 5 recomendaciones para reducir los niveles de estrés.

 

Una de las mayores preocupaciones y afecciones del entorno laboral son los niveles de estrés acumulado.

En entornos muy exigentes o competitivos, podemos encontrar sintomatología derivada de una alta carga de trabajo y de la poca gestión del mismo por parte de las personas que lo padecen.

En muchas ocasiones, nos enfrentamos a estrés constante y está tan interiorizado, que no lo detectamos como síntoma, al formar parte de la rutina diaria, lo que provoca que seamos menos eficientes y la salud se resienta a medio plazo.

Una de las preocupaciones que Socios de despachos de abogados nacionales e internacionales nos trasladan es, precisamente, el elevadísimo nivel de estrés que tienen y cómo les afecta ya no únicamente a nivel laboral, sino personal también. La familia, los amigos, el entorno mas cercano sufre las consecuencias de la no gestión de esta sintomatología.

Por otro lado, despachos y empresas no se preocupan por evaluar estos niveles y, desde nuestro punto de vista, están dejando fuera una actividad o punto importante en la evaluación de sus colaboradores. Esto no debería ser así pues influye de forma directa en los resultados individuales, de los equipos y, por tanto, de los resultados globales de departamentos y de las compañías.

Existe una carencia manifiesta en la formación de los managers y socios en soft skills donde podríamos incluir la gestión del estrés (propia y de sus equipos) como una herramienta mas para trabajar, controlar y trasladar en cascada. Es responsabilidad de aquellos que gestionan personas y lideran, el conocer el estado psicológico, anímico y emocional de sus colaboradores y adecuar la exigencia a cada uno de ellos. Es deber de los despachos y de las empresas, desde el departamento de recursos humanos, aplicando métricas basadas en people analytics, el conocer el estado de las personas de cada equipo y poner los medios adecuados para controlar y mitigar el estrés en el entorno laboral.

Comienzan a acercarse a nuestra consultora mandos medios, socios, directores que manifiestan este síntoma y esta es una de las motivaciones que les anima a valorar un cambio profesional. Por lo tanto, está estrechamente relacionado un alto nivel de estrés con la rotación y/o la fuga de talento valioso en las organizaciones de cualquier sector.

En breve se publicará un proyecto interesantísimo, enfocado al sector jurídico y legal español, orientado a la evaluación del estrés y la calidad de vida basada en datos objetivos. Estoy seguro de que los datos arrojados facilitarán el camino a tomar las medidas y políticas tendentes a mejorar la calidad de vida de los colaboradores en las empresas.

Hasta entonces, estudio que esperamos sea un gran éxito, me gustaría ofreceros algunos consejos para controlar el estrés. Algunos pueden parecer muy típicos pero, de forma estructurada y aplicados con meticulosidad y continuidad, pueden ayudar a superar situaciones complicadas en los entornos laborales.

 

  1. Terminar con las largas jornadas de trabajo

De esto saben mucho los australianos. Una de las sociedades mas avanzas en control del estrés y la desconexión digital.

Esto no es el futuro, estoy es una realidad. Las nuevas generaciones ya lo están demandando y las compañías comienzan a darse cuenta de que la gente que mas produce es gente feliz, que concilia trabajo y tiempo de ocio en una misma jornada.

Está claro que siempre habrá sectores mas demanding y picos de trabajo en los que sí o sí hay que responder y dar un excelente servicio a clientes, sin embargo, se acabaron las largas jornadas de trabajo “calentando silla”, política de muchas multinacionales que todos conocemos. Se acabó el juzgar a las personas que cumplen su trabajo a la perfección y sus objetivos y que quieren “desconectar” para dedicar su tiempo a todo aquello que les hace sentir bien. Vida solo hay una, que no se nos olvide.

 

  1. Trabajar por objetivos y tiempos definidos

Esto es una práctica que se está empezando a trabajar en grandes firmas de abogados y en empresas. A través de proyectos piloto que están arrojando grandes resultados.

Es tarea de las organizaciones, los directores, de recursos humanos y de la dirección de las empresas implementar una forma de trabajar por objetivos, con tiempos perfectamente definidos. Aquí obtendrá mayor recompensa el que mejor trabaje y sea capaza de eficienciar sus tareas diarias.

 

  1. ¿Desconexión digital? ¡Si!

 

La desconexión digital ya es una realidad y será un derecho adquirido. El pasado 3 de octubre de 2018 se aprobó en el Congreso el derecho a la desconexión digital. El derecho a no ser molestado fuera del horario de trabajo. Incluido en el NRGPD, se regula esta materia de forma amplia añadiendo 21 nuevos artículos bajo el epígrafe “Garantía de los derechos digitales”.

El proyecto de Ley ya está aprobado y no tardará en ser una realidad en la sociedad española. Como todo, habrá un proceso de adaptación en el que las empresas, públicas y privadas deberán elaborar una política interna dirigida a los trabajadores, directivos incluidos, para definir tanto la forma en la que se ejerce este derecho a la desconexión, como acciones de formación y de sensibilización del personal “sobre un uso razonable de las herramientas tecnológicas que evite el riesgo de fatiga informática”.

Si te interesa conocer mas sobre este tema, puedes leer mas en este fantástico artículo de una de las principales firmas nacionales de este país,  CUATRECASAS

 

  1. Teletrabajo

 

El teletrabajo ha venido para quedarse. Lo veo en mi entorno mas próximo, el del emprendimiento, pero también en el de grandes multinacionales, como Kellog`s, la cual facilita el acceso al teletrabajo entre 1 y 2 días a la semana. Los resultados son sorprendentes. La capacidad de concentración, la dedicación, el evitar ser interrumpido, las smart&quick meeting`s a distancia, hacen que la efectividad de los empleados sea mucho mayor. Salir del entorno laboral, de forma controlada, es sin duda muy positivo.

 

  1. Formación en tecnología y nuevas metodologías de trabajo. 

 

 

Y este, aunque no lo parezca, es fundamental en todos los estamentos pero, sobre todo, en aquellos en los que la media de edad supera los 40 años. Formar en nuevas tecnologías, nuevos métodos de trabajo (agile, scrum, design thinking) a jóvenes y mayores, e implementar equipos de trabajo por proyectos y multidisciplinares, permitirá que la rapidez en la transformación de las compañías sea la adecuada para adaptarse a los nuevos tiempos. Aquí tienen mucho que aportar los jóvenes que se incorporan al mundo laboral.

Podríamos entrar en un fantástico debate de las carencias y aptitudes de la generación Z y venideras. En esta ocasión comentamos lo positivo. Tienen que ser medio y canal para desarrollar estas nuevas tendencias y ayudar a las organizaciones a ser dinámicas. Las que no lo consigan, morirán.

Si bien es cierto que las generaciones mas trilladitas tienen que enseñar valores que se están perdiendo o se han perido en los jóvenes de hoy en día: responsabilidad, esfuerzo, sacrificio, automotivación, PACIENCIA, etc) ellos pueden enseñaros muchas otras cosas que son fundamentales poner en común, desde ya, y organizar grupos de trabajo mixtos(en edad) para aprender cómo trabajar de la forma mas eficiente hasta que el relevo generacional(un par de décadas o tres) se haya completado y esto comience a ser asuntos del pasado. Queda mucho por hacer y es responsabilidad de todos los actores del mercado y de las organizaciones conseguirlo.

 

Todo esto tiene un único objetivo global: eliminar el estrés laboral en un grado alto.

Está todo por hacer y nos encantará recibir vuestros comentarios, puntos de vista, acciones concretas que se están llevando a cabo en vuestras organizaciones. El conocimiento de muchos hará posible esta transformación personal y digital que las organizaciones están sufriendo en la actualidad.